miércoles, 12 de septiembre de 2007

CANCIONES III ( LIZARDI)


Lizardi, vino Rimbaud preguntando por tí,

y le dijimos

que también nosotros te esperábamos,

que hacía mucho tiempo que no aparecías

por casa;

y nos sentamos sobre la hierba

y enviamos mensajeros

a la torre de Alós

por ver si estabas

ahuyentando cuervos

en aquellas largas escaleras.

Luego escuchamos las campanas,

los ladridos de los perros;

Surgiste de pronto en el camino

dando tumbos,

estabas al fin entre nosotros,

pero solo eras

un cadáver

sentado en el trono

de un otoño ya perdido.

Alguien cerró tus ojos,

adiós, adiós,

y amanecía sobre las zanahoras,

sobre la huerta,

cuando te enterrábamos,

oh petit poète,

sin canciones, sin cohetes,

colocado cuan largo eras

entre los terciopelos

de un hueso de albaricoque.

Bernardo Atxaga.

4 comentarios:

jokin dijo...

Bernardo Atxaga. el número 1

MK dijo...

Que bueno és .No hace mucho leí un cuentecito de él "La vida según Adán".
Es que todo és así de simple .
Eso es lo real.
Sabe encontrarlo con palabras exactas y como si fuera así de sencillo y fácil.
Gracias por traerlo.

jokin dijo...

El erizo, poema esplendit

Emily dijo...

Un día el posaré aquí, a veure si el trobo, Jokin. Es realment bonic.
Mk, crec que aquest conte se m'ha passat, ja el cercaré.

 
Free counter and web stats