miércoles, 2 de mayo de 2007

HEDY


Dicen que si deseas algo, cuidado con lo que pidas, pues se te puede conceder. Un día, Coppini y yo estábamos en la consulta del veterinario, y entró una mujer rubia acompañada de un magnífico perro negro. Llevaba un collar de cuero lo que hacía que los dos tuvieran ese aspecto lujoso que despertaba envidia. Yo pensé para mis adentros, un día, yo también tendré un perro negro tan guapo como él, y se me concedió.

Hedy llegó a casa con un mes, mi padre la encontró llorando bajo un árbol. Creyendo que era el llanto de un niño, buscó entre la hierbas, y salió una perrita negra. La cogió, con una mano guiaba el manillar de la bici, con la otra agarraba a la perra. Ni os imaginais la bonita que era, tan pequeña, tan brillante y...tan loca. Nos la quedamos. La perra fue creciendo, y parecía que no llegaba a detenerse en su empeño de convertirse en adulta.

Se acostumbró a vivir rodeada de gente, ahora unos, después otros, y si la dejábamos sola aullaba. Nunca pudimos dejarla sola. Hedy, quería tanto a Coppini, que siempre recostaba su cabezota en el cuerpecito de la otra, pero Coppini conseguía zafarse de su guardiana, y se iba al otro lado del sofá, dejando siempre en Hedy el sentimiento de que su hermana no la quería.

Las dos me dieron mucho trabajo, a mí y a los sucesivos veterinarios que las atendían.

Me gustaría saber la de kilómetros que hice junto a ellas, tanto en coche como paseando.

Les gustaba el mar, pero mientras Coppini recalentaba su cuerpo sobre las piedras calientes de la cala, Hedy se pasaba el tiempo en el agua, nadando y buscando la pelota de tenis. También se bañaba en el agua fresquita del canal. Un día, nos pilló una tormenta mientras se bañaba en el canal, y no hubo manera de sacarla, no conseguía bajo ningún engaño de mi parte que saliera, al final entré yo, con zapatos y todo y volví a a casa bajo la lluvia, y con el agua marcada hasta las rodillas.

Entre sus cualidades estaba la de cantar, y si le ponía una canción del grupo de mi hermano, ella empezaba a aullar con las primeras notas de piano...Acaricia mi ensueño, el suave murmullo de tu suspirar...auuuuuuuuuuuuuuuuuuu.

Su aspecto imponía, pues era un cruce de doberman, y en una época en que hubo muchos ataques de perros a personas, cuando salía a la calle en su compañía la gente se apartaba de nosotras. Siempre iba acompañada de las dos. Vivieron juntas siete años, fue una época bonita y triste a la vez, pues en un año las perdí a las dos.

Cuando volví a a casa después de su muerte y ningún perro salió a recibirme la desolación se apoderó de mí. Pasé un año sin perro, y si por una parte yo era libre de ataduras, por otra me faltaba la sensación de que mi mano acabara en una correa, y que de la correa no tirase la fuerza de un perro. Después llegó Bruc, pero ésta ya es otra historia.

El día cuatro de mayo hará seis años que murió Hedy. Una vez le prometí que cambiaríamos de vida, pero no cumplí mi promesa, así que ahora ya no prometo nada y desconfiad de mí si me oís prometer algo.

Cuando voy a la cala aún me parece verla y la recuerdo nadando y ladrando a la pelota.

Ahora descansa bajo un árbol que nosotros llamamos cireretes de pastor, y de vez en cuando voy verla, y paso unos minutos a su lado en silencio y en mi interior le digo que algún día estaremos otra vez juntas y ésta sí que es una promesa, y ésta sí que la voy a cumplir cuando mi cuerpo sea ceniza y el agua de mayo caiga sobre la tierra y junte mis restos con los suyos.

6 comentarios:

tango feroz dijo...

Hedy, fiel seguidora de Cambalache, Hoy concierto en la terraza tal.... girava la cabeza y mi hermana and Hedy como fieles seguidoras detrás del escenario, pero creo que mi hermana iba mas alla, queria provar si escuchandome Hedy cantar en directo tambien aullaba..... je je... solo consiguió ver como al cabo de unas canciones empezaba a llover.
Salud, dinero y al Tango

Emily dijo...

Tango feroz, cuida de la v y de las b,jeje

MK dijo...

Ba...dona , ara li boldrás fer la punyeta per una b o una v??

MK dijo...

La meva gossa es diu Colette, em sembla que ja ho saps. Es una cusa , que és com s´anomenen a les gossetes en menorquí. Es filla d´allí .Jo sempre havía tingut gats , primer en Gary (Cooper) ,després en Marcel i finalment en Marçal uns anys després i que s´assemblava extraordinariament al Marcel, cúa trencada i tot i que vaig treure de sota les roderes d´un cotxe.Era el gat més agraït que mai he vist . Pero un mes de febrer va marxar a coneixer la vida i no va tornar...amb els gats ja se sap.
Coneixes la história del que pensa un gos quan l´hi porten el menjar?. Un gos sempre pensará "Aquí ve un ser humá que m´alimenta...aquest ser humá deu ser Deu". Un gat devant el mateix cas pensa "Aquí ve un individu a portarme menjar...hummmm...jo dec ser Deu"!

el paseante dijo...

Quin post més maco Emily. Els animals es fan estimar. També m'he vist obligat a baixar al canal per treure el senyor Gris. Li encanta banyar-se i després no sap tornar a pujar.

Emily dijo...

Mk, no ho sabía que es diu Colette, quin nom més xulet. Una amiga té un gat, i diu que si a casa seva ve algú i la gata s'amaga la persona no és de fiar...així són de fins els gats. Quan jo vaig a mi em saluda i em puja a dalt,eh?
Paseante, sempre em dius que els post són macos i jo no t'ho dic mai, però els teus són magnífics!

 
Free counter and web stats