jueves, 14 de junio de 2012

ACEPTACIÓN



El joven profesor se ajusta las gafas y continúa. Colores primarios, secundarios, complementarios…Luminosidad y tonalidad. Saturación.
-La que estoy saturada soy yo…-contesto.
-Jose, coge tus pinceles y las pinturas acrílicas. Hoy te pediré un dibujo libre, lo que quieras. Sólo te impongo una condición: dibuja con los pinceles directamente sobre el papel, sin lápices.
Cuando alguien me llama por mi nombre corto, es que se pone serio. Pueden llamarme Josele, Josereta, Pepeta, María, María José, pero si alguien me mira a los ojos directamente y pronuncia Jose, debería echarme a temblar. Rehúyo su mirada. Ahora necesitaría una habitación con vistas para perderme, pero no la hay. Sólo tengo un papel frente a mí.
-Me los he dejado en casa…-debería avergonzarme, pienso.
Pero el joven profesor tiene una paciencia infinita.
-Te los dejo yo.
Busca pinceles de diferente numeración y pinturas.
-¿Quieres que pongamos música? ¿Clásica te va bién?
Le contesto que prefiero la mía. Busco el iPod y me ajusto los auriculares.
-¿Qué escuchas?
-Stacey Kent.
Empiezo a dibujar. Nada en concreto. Círculos, y más círculos. Sin líneas rectas. Él se aleja de mí y me vigila cada cinco minutos para ver el progreso creativo.
-Nada, hoy estoy desconcentrada.
-¿Pero no te relajas con los pinceles?
-Eso sí.
-Ya es algo.
-¿Quieres que te cuente algo? Secretito, ¿eh?
Me mira con interés.
-Aprobé la asignatura de química sin saber la tabla de los elementos. Aprobé latín y griego sin aprenderme las declinaciones. Aprobé la teórica del carnet de conducir saltándome las clases de las señales azules. Me aprendí los tiempos verbales, pero los olvidé. Y con las tablas de multiplicar y dividir pasó lo mismo. Ahora si quiero saber el resultado de 9 por 8, sumo con los dedos.
-No te gusta la teoría, ¿eh? –se ríe.
-Digamos que me cuesta. A mi favor te diré que tengo memoria fotográfica.
Mezclo el color blanco con el negro y aparece un gris discreto. Odio el gris a no ser que lo combine con un naranja.
-Sí. Hay colores que no deberían mezclarse nunca. El blanco y el negro separados, son perfectos. Condenados a no unirse jamás. Debes entenderlo y aceptarlo.
-La teoría de la aceptación.
Pero me niego a aceptarlo. No me lo recuerdes. No estoy preparada. Nunca lo estaré. No. No. Obstinada. Ahora necesito una canción de Cole Porter. Que me hable de amor, de champán y de fiestas. Del humo de los cigarrillos y de coches veloces que me lleven a la playa.
Muevo la cabeza como Louise Brooks. Busco a Bruc con la mirada pero no está conmigo para bailar. Me pregunto si al joven profesor le gusta bailar. Si no se lo preguntas, no lo sabrás nunca, flapper.

11 comentarios:

Pais secret dijo...

El negre sobre blanc m´agrada. El blanc estampat sobre negre també. El gris va a temporades, però el trobo sosillo. Amb taronja sí, veus.

Jo de tu li preguntava flapper, qui no arrisca no pisca.


(a veure si em faràs venir ganes de tallar-me el cabell i fumar...)

fra miquel dijo...

A mi m'agrada el B/N en fotografía he he
El taronja és el meu color
I tu estàs esplèndida ;o)
Ballem?
petó

Francesca dijo...

No hi ha cap color que no m'agradi, potser poquet el groc però depèn de per a què. El gris també m'agrada. Quina cosa bonica poder jugar amb els colors. Has de fer cas al teu pacient professor...:)

Pais secret dijo...

Estava pensant...acceptar no vol dir claudicar, ni rendir-se ni renunciar.

Ojo al dato!

Mari-Pi-R dijo...

El profesor lleva algo de razón, las mezclas de los colores hay que aprenderlas, pero luego uno los olvida y se van mezclando sin darse uno cuenta en la paleta, para que te quedes un gris bonito primero haz un negro con 50 % de azul, 30% rojo y 20 % amarillo, un negro perfecto del que añades blanco.
Besos y no te dejes intimidar.

el paseante dijo...

Això d'estudiar dibuix és per a gent bohèmia. Jo faig un Global Executive MBA a ESADE. I, els caps de setmana, em trec el títol de patró d'embarcacions d'esbarjo. Ja tenia el "titulín", però feia com de pobre.

Encara hi ha classes. Avui m'han retallat una mica les puntes del cabell i m'han fet un tractament "purifié" per només 30 euros al Marco Aldany. Tu segur que fas anar la rapadora.

Cris (V/N) dijo...

B&N la millor combinació :) bon gust!!! un súper petó, muacsss!

Daltvila dijo...

Cuando dibujaba y pintaba con carboncillo, todo era blanco, negro y gris... Las lineas negras marcadas con decisión, con firmeza y las sombras negras que realzan el blanco, hacían que el resultado fuese hermoso.
El salto al color es siempre deseado pero ahora, pasado bastante tiempo, me gustaría volver al blanco, al negro profundo y a la infinita gama de grises y, como dices t´, un toque naranja o turquesa o... cualquier color VIVO.

Besos

*Me ha gustado mucho tu relato.

khalina dijo...

No cal acceptar tot. Què vol dir la teoria de l'acceptació?

M'ha encantat tota l'escena i la conversa. Jo hagués ballat Cole Porter

Xenia dijo...

Tenia entés que el negre està prohibit; jo tinc dos tubs que han anat arribant a casa per atzar (en kits) i estan intactes. El negre fascina, però és un no-color... Barrejar-lo amb el blanc, que es la mare de tots els colors, és violència cromàtica, i és xungo, per concepte, Jose.
Hi ha un poema de Ferrater que parla de reconèixer en l'acceptació, i no en la tria. Es molt més difícil acceptar que triar, no trobes? triar sovint acaba sent tant estèril... jo intento triar en què em rebelo. I mai obro el pot del negre. Encara que això potser és una rebelió?
Segueixes escribint bonic.

El veí de dalt dijo...

(Collons la Xènia! Aquí hi ha nivell ho sigui que torno a les mves collonades)
A veure, menys tonteries de si balles o no amb el tita freda aquest i ensenya ja el puto quadre a lo Kandinsky.

 
Free counter and web stats