jueves, 26 de enero de 2012

CAFÉ VOLUTO, CAFÉ PERDUTO



Dicen que por la crisis económica que estamos viviendo, los hijos vuelven a casa de los padres porque no pueden seguir pagando el alquiler de su piso. ¿Pero qué pasa si ocurre lo contrario, que una madre (yo) se vaya a vivir con su hija?
Los que me leéis ya sabéis la verdadera relación que tengo con la que yo llamo mi hija ficticia. Mi madre me dejó sostenerla un ratito cuando ella tenía cuatro meses y yo diecisiete años. Tiene la suerte (o desgracia, según cómo se mire) de tener tres madres. La verdadera, su madre. Una segunda, mi madre. Y una tercera, moi même, que ahora miro de cuidarla en todo lo que puedo.
Nos vemos poco. Pero cuando Bruc levanta su cabeza en señal de alerta y no ladra, pienso: es ella. Y entra un torbellino por la puerta con la forma de una chica guapa y con ella la alegría. Unas veces sólo tiene tiempo para un café y se levanta de un salto del sofá cuando empieza a hervir la cafetera con un: café voluto, café perduto! Otras almuerza en casa y agradece los macarrones de atún que yo he preparado. A cambio ella comparte sus galletas conmigo. Si cuando regresa a casa por la noche yo aún estoy despierta, me levanto de la cama y fumamos un cigarrillo mientras ella me explica cómo le ha ido el día o lo que soñó la noche anterior. Yo la escucho mientras lío un cigarrillo buscando una posible explicación a lo surrealista de sus relatos. Si alguna vez deja una bolsita de té en un lugar inadecuado, le cuento un capítulo de Sexo en Nueva York en el que un personaje de la serie hacía lo mismo que ella y la amenazo con hacer un post sobre el tema. Ella me levanta una ceja como respuesta.
Algunos días se olvida de tender la ropa de la lavadora. Cuando me dispongo a lavar las sábanas, sus miles de calcetines esperan ser tendidos y los miro compasiva. Tengo la manía de que todos ellos han de tenderse por parejas. Cosas mías. Cuando veo que un calcetín está sin pareja, me entristezco. El mundo debería de estar emparejado. Entonces tengo la tentación de enviarle un sms para decirle: ¿te quedan calcetines?, en broma. Pero me abstengo. En un antiguo post ya expuse mi teoría sobre la ropa interior y el amor: quieres de verdad a alguien si cuando tiendes unos calzoncillos te enterneces. Y eso me pasa a mí al colgar su ropa en la galería. Cuando la colada está seca, la doblo y vuelvo a emparejar sus calcetines. Y vuelvo a entristecerme si alguno de ellos ha perdido a su igual.
El lunes volví a casa después de unos días perfectos en el sur. Dos prendas de mi ropa interior estaban dobladas sobre la cama. Quiero pensar que lo hizo con el mismo cariño que yo le tengo a ella. A ella, a sus calcetines sin pareja y a sus bolsitas de té.

17 comentarios:

Pais secret dijo...

En aquesta casa s´hi respira complicitat i tendresa.
M´hauràs de linkar el post de la roba interior, no el recordo però sé el que vols dir, hi ha molta psicologia en la roba.

El misteri dels mitjons perduts tampoc l´acabo d´entendre, no sé on van a parar! Darrerament he optat per tenir "la bossa dels mitjons singles", tots els desparellats van a parar allà i quan surt la mitja taronja ( si surt...)passen al calaix.
Seria una bona idea per patentar, tu que tens mà amb l´agulla...

Un cafetó?

Emily dijo...

La tendresa l'amago quan està ella, no sea que se'm vegi el llautó...
lo dels calcetins desaparellats ja té un invent, una cosa de plàstic per emparellar que es posa quan vas a rentar. El misteri...segurament la rentadora té gana :)
Calcetins: mitjons.
Un te que massa cafè em desonilla (desvetlla)

fra miquel dijo...

M'emociona el que escrius. Que vols que faci! Sóc sensible a aquestes coses.
Aquesta tendresa de la roba interior també l'experimento, jo.
Que per ser home no m'està vedat.
Jo també estenc els mitjons per parelles, cada un amb el seu company al costat. I tinc un calaix amb els desaparellats, com la País Secret.
També hi ha el tema dels mitjons que essent parella un acaba sent més llarg que l'altre. Per a mi això si que és un misteri.

Per a mi una infusió de salvia, que no estic fi del tot i diuen que ho cura tot :o)
petons

emily dijo...

Fra Miquel, vostè és un home sant. Tinc una pregunta: de qui esten vostè la roba? La resposta a per què un calcetí és més llarg que l'altre és per que vostè ja es va equivocar al posar-se'ls.
Infusió de salvia per vostè :)

Anónimo dijo...

molt bo, un beset desde la Ràpita a les sisters corsàries...... jokin

emily dijo...

Pos lo mateix, corsari :)

el paseante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
el paseante dijo...

El secret radica en tenir només dos parells de mitjons. Uns de blancs, per al dia a dia, i uns de negres per si tinc visita a cal metge, m'he de casar o he d'anar al Camp Nou.

Les dones sou exagerades de mena, francament.

MK dijo...

Jo lo d'emparellar mitjons ja ho vaig deixar correr fa temps.A casa hi ha un cistellet al cuarto de la rentadora allí dormen tots juntets una vegada recollits de l'estenedor.Així no se senten desemparellats .
Si tens sort o ets matinera aquell día en trobes algún d'un color mes o menys encertat i un companyó que no desentona i apa!.
Lo de que ta filla tingui tres mares , élla ja sap que es un privilegi..!!!

Anónimo dijo...

Tres mares, hi ha us dic jo que ho hauria de dir un psicòleg, si és bo o no... :) De moment, me'n surto, jeje. Gràcies pel post tan bonic. La robeta te la vaig plegar ben plegada i amb un somriure, pensant: per fi m'he trobat jo una mica de roba per plegar!!!!
Besets al germà corsari mig rapitenc i tota la família blogaire.

La Filla

Anónimo dijo...

On dic hi ha us dic jo, vull dir: ja us dic jo!!

Emily dijo...

Paseante, a casa teva no passen els Reis Mags? normalment sempre en cauen de calcetins, fa molt de goig. Just jo sóc el contrari d'una dona normal: tinc tres parells de calcetins: dos de mitja i un de llana per si fa més fred. I no me'ls canvio més d'un cop per setmana. Com Bruc no parla el llenguatge humà, no es queixa. Avisa'm si et cases que et regalaré uns calçotets d'aquells blancs antics, al menys ves net :P
MK, a mi em posa trista el desamparellament, sóc rara quan vull :)
Filla meua, el vaig fer amb carinyo el post i després vaig pensar que havia sigut massa impulsiva. Però tot és ficció :)

Mari-Pi-R dijo...

Pues yo hace demasiados anos que uso la secadora, con lo cual se me habia olvidado las parejas de los calcetines y como mi pareja cada uno va por su cuenta ya no doy importancia al calcetin emparejado.
Cuida de tu hija y sigue cuidando sus despiestes,
Besos y perdona por las faltas.

Gerònima dijo...

Quando tiendo la ropa yo pongo en la misma pinza diferentes ropitas. Para que se toquen. :)
Me gusta.

emily dijo...

Tía, en Canadá estáis más evolucionados, aqui tendemos :)
Gerónima, tambés està bé el que fas, jo ho faig quan em quedo sense pinses
Gràcies

Violette dijo...

Ets una marassa, Emily! I estic tan d'acord amb tot el que has sentit explicant això... Vull dir amb tot el que has explicat sentint això... Ai! Ara no sé si m'he fet un embolic... però estic del tot d'acord amb tu! :)

Jorge Ramiro dijo...

Jaja, es verdad a mí también me pasa a veces. Yo también uso la secadora y ya no cuelgo más cosas, pero el otro día metí mi celular sony mini pro en el lavarropas. El resto se lo pueden imaginar.

 
Free counter and web stats