jueves, 13 de agosto de 2009

EL VESTIDO NEGRO




Para Troyana e Iduard, que me pidieron sexo en los relatos.


Entra como si estuviera en su casa, se sienta y se desata los zapatos, sin dejar de mirarme. Se estira y se relaja fumando un cigarrillo. Nunca me pide permiso para prender uno. No lo necesita. Si se lo negara, lo encendería igualmente.

Llevo dos años escuchando sus historias. Aunque ya tiene el alta médica, sigue acudiendo a mi consulta cada jueves. Yo la espero con impaciencia. Tengo una teoria respecto a ella: creo que durante dos años se ha inventado una vida con sus fantasías.

-Hoy lo he vuelto a hacer -espera una palabra mía.
-Dispara -respondo.

Aspira profundamente el humo de una calada, y continúa. Aprovecho también para relajarme y le robo un cigarrillo.

-Siempre me sucede lo mismo cuando llega el buen tiempo. Busco en el armario las prendas que guardo de la temporada anterior y reaparece el vestido negro. Me lo pongo y decido salir a la calle sin ropa interior.

La observo. Todavía lo lleva puesto.

-Espero un autobús y elijo el que va más lleno. Como debo de ir de pie, me sujeto a una barra para no caerme y no transcurren ni dos segundos cuando siento la respiración de alguien en mi nuca. Observo su reflejo en el cristal de la ventanilla y si el hombre que está detrás de mí me gusta, le sonrío. Cuando el conductor toma una curva a velocidad excesiva, me dejo ir. El hombre me agarra de las caderas y aprovecha para frotarse en mi culo. Busco dónde puedo apearme y aprieto el botón rojo de parada. Él se sitúa cerca para seguirme. Camina a cierta distancia y noto cómo me mira. Entro en el Morryssom, y me siento en un taburete frente a la barra. Dejo el bolso a mi lado, pido una cerveza bien fría y estudio las tapas. Tengo apetito. Él también ha entrado y ocupa una de las mesas que quedan libres. Continúa mirándome, tal vez esperando una señal mía. Tomo un sorbo de cerveza y enciendo un cigarrillo. Él hace lo mismo en su mesa y deja escapar el humo mirando al techo.

-Por qué has elegido el Morryssom? -le pregunto con curiosidad.
-Porque me gusta, por nada más -responde contrariada ante mi inoportuna interrupción.
-Pues como te decía. ¿Por dónde iba?
-Él fuma.
-Ah, sí. Continúo ¿no?

Asiento con la cabeza.

-Apago el cigarrillo y tomo otro trago de cerveza. Cojo el bolso y camino hacia el lavabo, esperando que él me siga. Está ocupado y aguardo en el pasillo. Cuando estoy a punto de entrar, me empujan hacia su interior con violencia y me sujetan las muñecas por la espalda. Me tapan los ojos con un pañuelo y me obligan a girarme. Mi corazón ha comenzado a latir, cada vez con más fuerza. Dudo entre gritar o dejarme hacer. Pero unas manos que parecen de mujer por su suavidad ascienden por mis muslos, levantándome la falda “¿Lo has hecho alguna vez con una mujer?” me pregunta una voz femenina. Le contesto que no con la cabeza y me dejo ir. “Nunca”. “¿Acostumbras a ir sin ropa interior?” Sonrío. “Sólo cuando me pongo este vestido”. “Yo no llevo jamás” asegura ella. “Cuando he visto que no se te marcaban las bragas en el vestido de punto, he sabido qué querías”.

Mientras me va narrando lo que hacían entre ellas, cojo otro cigarrillo del paquete.

-¿Sigo?
-Claro. Sólo quería fumar.

-La mujer parece experta en el arte de amar a las mujeres. Une su boca a la mía y me acaricia un pezón sobre la tela del vestido. Me besa el cuello y va descendiendo con sus labios hasta los pechos. Ahora sus manos han llegado a mi sexo y me separa las piernas. “Ábrete”, ordena. Le hago caso y comprueba con un dedo mi estado. Estoy realmente excitada. Se me nota. Me entra suavemente y mueve la mano sin dejar de besarme y moverse dentro de mí. Siento que en cualquier momento llegaré dónde quiero, y al final lo consigo. Tengo una explosión en mi interior como hacía años que no sentía. Llaman a la puerta y nos seguimos besando cogidas de las manos. Le quiero corresponder pero ella me detiene. “Tranquila, volveremos a encontrarnos” asegura. Intento desprenderme del pañuelo que me tapa los ojos, pero ella me lo impide. “Déjatelo hasta que yo me haya ido. Te lo quedas como recuerdo”

Se queda callada unos minutos y vuelve a encender un cigarrillo. Se incorpora y busca algo en el interior de su bolso. Saca un pañuelo y sonríe. Se levanta y camina hacia mí con una expresión risueña en la mirada.

-He decidido que hoy es el último día que nos vemos. No querrás decepcionarme, ¿verdad? -me pregunta mientras me tapa los ojos con la prenda de seda.
Gracias a Gemma y a Joan por corregirlo y traducirlo. Y al Veí por publicarlo en su blog.

20 comentarios:

el paseante dijo...

Emily, és molt lleig copiar textos del blog del Veí (ni que sigui d'aquest carallot), copiar-los i fer-los passar com a propis. Tot i que t'he de dir que has tingut bon gust a l'hora de piratejar un dels seus textos. Aquest m'agrada molt.

Emily dijo...

Paseante, sempre tan graciós. Au, carallot!

khalina dijo...

Com ja vaig dir quan el vaig llegir en català, és molt xulo! A conjunt amb les calors del temps

Però tu no saps el que has fet.
Ara qualsevol es posa un vestit negre per anar en bus o en metro per assimilació ;) Alguns i algunes buscaran aquesta dona

Emily dijo...

Gràcies, Khali. Ja m'ho van dir això de la dona, però es referien a l'altra ;) Et conto un secret, la del vestit negre sóc jo, em va passar una de les dues coses del relat, però no diré quina, jaja.

Iduard dijo...

Me siento honrado por ser uno de los que pidió sexo en tu blog... jajaja al final cumpliste con creces, aunque las entradas sin sexo también me gustan.

Abrazos.

Emily dijo...

Bueno Iduard, como me recomendó la doctora en otro post, seguiremos con sexo, al menos escrito, jeje. Gracias por pasar y ser tan amable.
Me leí tu historia en tres capítulos y estoy pensando bien el comentario. Un beso.

khalina dijo...

A la noia del vestit negre li passen més de dues coses. Ara ens deixes amb la intriga...

Emily dijo...

Khali, em va passar però sense mocador, a veure si m'animo un dia i ho provo :P

troyana dijo...

Emily,
moltes gràcies per la dedicatòria,no recordava haver-te animat a escriure de sexe als relats però encara estic recuperant-me de la calor i del text ;)...que per cert,no sé bé si és teu o del Veí i també tinc dubtes de si és totalment ficció o només és fictici el detall del mocador...;)
bsets

Emily dijo...

Troyana, el relat és meu i hi han parts certes, jeje. El Veí col.laborava en un programa de radio Calents i contents, va demanar ajuda i m'hi vaig posar. Si vas al seu bloc, trobaràs l'audio. Amb el mocador he de practicar, s'accepten proposicions deshonestes ;)

troyana dijo...

Emily,
però tú no estaves casada o t´anaves a casar amb la Rita ;)?aixó em vaig pareixer llegir a més d´un comentari,clar que també potser la vostra siga una relació conyugal-virtual oberta i sense mentires...;)

Emily dijo...

Troyana, de moment la relació amb la Rita és virtual, jaja. De moment sóc hetero. Però no se sap mai com acabarem.

Unknown dijo...

O sigui que l'original era en castellà? Ah! Doncs sona igual de bé.
PS I ja miraré a tots els autobusos si et veig vestida de negre. Després no et queixis!

Emily dijo...

NO, Veí, el sexe en català, si us plau.
Tu miraràs si em veus, ara jo decidiré si el reflexe que vegi m'agrada prou. Sóc de les que trio, jaja.
Tu no estaves de viatge?

el paseante dijo...

Aquest Veí va fardar que anava a NY. I segur que s'ha quedat a casa tancat, amb les llums apagades perquè els veïns no se n'adonin.

Rita dijo...

Ostres! Per un moment m'he volgut fondre, Emily... Se m'havia passat del tot aquest apunt :-(

Bé, l'havia vist a cal veí i el vaig sentir en el seu dia, però aquest concretament no que no l'havia vist.

La veritat és que em va agradar i molt i bé, com que estic acostumada a llegir-te en castellà, gairebé diria que magrada més i tot! Fa més Emily encara...

Suposo que després d'aquest despiste tan imperdonable m'ho hauré de currar molt ara per no perdre't ni virtualment, oi? ;-)

Un petó molt fort, Emily, i dispensa'm!

Emily dijo...

Paseante, segur que el Veí s'ha passat els dies de vacances tancat a casa amb sabatilles d'anar per casa i calçotets i mirant Manhattan per després explicar com és NY. Mentre no vegi les ensaïmades...
Rita, que ja el vas comentar a casa el Veí, dispensada. De moment continuem tu i jo juntes, però vigila que quan em poso el vestit m'he de treure les dones del damunt,;)
Així que hauré d'escriure en castellà tota la vida? :(
Un petó, naveganta!

MK dijo...

Bé , ara mateix no recordo que vaig comentar a casa el Veí respecte al post en català . Pero ja que l'has traduït tinc clar que el consell que sí recordo que volía donar-te aquell dia rima més bé en castellá:
Nena "HAGAS LO QUE HAGAS ¡¡PONTE BRAGAS!!!".
reespecte al mocador , millor blanc , de cotó i plegadet al bolso pels acostipats del canvi de temps....

Senyor...senyor...si es que ja s'han perdut les formes i tot.

MK dijo...

..I així que dius que qué et va passar de veres???
Apa , conta...

Emily dijo...

MK, tinc la sort que mai em refredo, jeje, amb bragues o sense.
Què dius de mocador blanc! El mocador era d'Hermes, de rebaixes però de marca, anda ya! La seda és la seda i no deixa marques ;) Es nota que vaig veure Instinto básico i que em va marcar la peli?
Ara escriuré un relat amb gel picat i el punxó.
Confesso que em va passar, però només una part del relat. Endevina, Gorina!

 
Free counter and web stats