domingo, 4 de enero de 2009

LA REINA DE LAS NIEVES


Hace una hora dormía. Pero ha vuelto a despertarme el frío que no puedo quitarme de encima. Y otra vez ese sueño que de vez en cuando acude a visitarme.

Miro mis manos y en ellas están las llaves de su casa. Abro la puerta con ellas y reconozco las escaleras que subía hace veinte años. Veo la puerta de su piso, y como la protagonista de Rebeca, traspaso el umbral sin hacer uso de las llaves que aún conservo en mis manos. Ya no consigo reconocer la casa. Ahora hay otros muebles, como si el piso hubiera estado abandonado durante mucho tiempo, y alguien de dudoso gusto se ha encargado de decorarlo otra vez. Hay armarios antiguos, las camas están cubiertas de colchas de retales mal cosidas y de extrañas combinaciones. Entro en el baño y abro los grifos del lavabo y de ellos sale el agua, pero es de color marrón. Las cañerías deben de estar oxidadas. Hace tiempo que no se usan. Me arrepiento de haberlos tocado, pues no consigo cerrarlos bien, y empiezan a gotear. Clap, clap, van cayendo una a una las gotas que en su día fueron transparentes.

Oigo unas voces, son conocidas. Me doy la vuelta y saludo a las tres mujeres que han entrado. Una de ellas, les enseña el piso. Seguramente las otras dos están interesadas en alquilarlo. Hablo con la mujer que muestra la casa y le digo: ¿No se te hace extraño volver a este lugar? Durante unos años fue la novia de uno de los dos jugadores de básquet. Me contesta que ya apenas recuerda nada, y ahora trabaja en una inmobiliaria. Tanto le da enseñar ese piso como otros. Para ella ya no significa nada. Sin embargo, yo sigo mirando la casa, como cuando cada día, paso por delante mientras paseo al perro.

Hace veinte años nevó. Pero no cayeron copos de nieve. Un duende perverso había creado un espejo, y lo que se veía a través de él estaba deformado. El mundo había dejado de ser un lugar agradable. El duende decidió volar hacia el cielo, cargado con el enorme espejo. Pensaba enseñárselo a los ángeles que allí vivían y divertirse a su costa. Reía tanto, que con los espasmos de su risa loca dejó caer el espejo, que se rompió en millones de pedazos. Tan pequeñitos eran, que se extendieron por todo el mundo.

Tuve tan mala suerte, que dos de ellos me alcanzaron cuando paseaba en compañía del jugador de básquet. Uno se clavó en mi ojo izquierdo. Se lo dije a mi acompañante y me miró el ojo, sin conseguir sacarme la esquirla que se había clavado en él. A partir de aquel momento, mi ojo izquierdo sólo veía lo desagradable del mundo. La vejez, la maldad, los celos, la envidia, la avaricia, la locura. Pero mi ojo derecho me compensaba la horrible visión. Él continuaba sano. El otro pedazo fue a clavarse directamente al corazón.

Ahora vivo con La Reina de las nieves. Durante el día duermo a sus pies, y consigo olvidarme del frío. Por la noche la acompaño en su trineo y sobrevolamos países lejanos mientras dejamos caer la nieve. La Reina me sonríe, y me cuenta que hoy nevará sobre los manzanos y las viñas. Los copos que se posarán en las ramas de los árboles beneficiarán las cosechas venideras. Yo tiemblo de frío y ella me tapa con su piel de oso. Regresamos a su castillo de hielo. Y vuelvo a dormirme a sus pies. Día tras día, hasta que alguien que me quiera, venga a por mí. Y llore sobre mi ojo izquierdo y sobre mi corazón. Sólo así conseguiré que el hielo que ya casi cubre completamente mi corazón empiece a derretirse.

12 comentarios:

troyana dijo...

Emily,ojalá alguien te quiera o quiera a la protagonista de esta historia y pronto la rescaten para que deje de dormir a los pies de la Reina de las nieves y ese corazón congelado se deshiele y poco a poco vaya entrando en calor.

el paseante dijo...

Ja tocava que tornessis a escriure. Però ha valgut la pena esperar. Quin post més bonic. I misteriós. Espero que aviat torni la calor al teu cor i deixis de sentir melangia de temps passats. Un petonet Emily.

Rita dijo...

És bonic, però inquietant. Cor fred? Va que tens una bona calefacció... ;-)

Emily dijo...

Troyana, supongo que la protagonista de esta historia, añora el sol...Gracias.
Paseante, com veus he tornat a escriure, i em pensava que això ja no passaría.
Els somnis ja ho tenen això, són misteriosos. Li faré una consulta al Mago Félix i a veure si me l'explica.
Gracies pel teu suport, un beset per a tu també.
Rita, sempre aconsegueixes que rigui, ets maca i positiva. Com saps que tinc calefacció? És de gas natural.

Mari-Pi-R dijo...

Hay Emily, que cosas cuentas, creia que estaba viendo una película de Culombo, creo que era una de la historia de un pintor que una de sus mujeres tenía sueños como en tu relato.

Silenci dijo...

M'ha agradat molt el teu text: amb una pinzellada fantàstica i suggestiva però carregat de contingut. estic segura que li falta ben poc al cor de la protagonista per fondre's i retornar a la vida! una abraçada per a tu i bon any a tots els blocaires/comentaires:)

Emily dijo...

MP, sueño poco, no te preocupes.
Silenci, gracies per passar. He estat a punt de desheretar-te.
Bon any, filla meva. I que passem molts dies juntetes i amb molta felicitat! Un beset molt gran!

khalina dijo...

Emily ha estat molt maco, però com deien a l'hora inquietant i misteriós. Clar que el fred que fa. Avui m'he congelat a la cavalcada. Els reis sort que van ben abrigats.

Espero que algú plori aviat sobre el cor de la protagonista de la història... Li haurem de posar calefacció a la reina de les neus pobreta! Ja sé que hi ha crisis, però podem fer colecta, i que tothom dormi calent i es desfacin aquests horribles vidrets

la raTeta Miquey dijo...

Escribint com ho fas, dubto que tinguis el cor fred. Una abraçada

Emily dijo...

Khalina, vols desfer el palau de gel? És molt bonic...
Rateta, gracies. Una abraçada també.

MK dijo...

Sempre he dit que tot es culpa dels nadals i d´aquests díes de gener estupids. Que la majoria de l´especie humana descendim d´alguna mena de marsupial de cor calentet (al menys servidora) i que l´hivern ens destorota...
Hauriem d´ivernar des de finals de novembre fins als primers dies de febrer i obrir els ulls amb el solet que torna i les mimoses...vinga princesa que ja falta menys...!!!
Una abraçada , i si et fa mal el ull posa-t´hi un parxe .
Les dones pirates guapes li porten.

Emily dijo...

Tens raó, Mk, les festes deprimeixen una mica. Que consti que aquests dies ja faig cigarrets i el te al sol, ara el ferd no me'l treu ningú...
Ja espero les mimoses...

 
Free counter and web stats