jueves, 22 de marzo de 2007

COPPINI


El día 24 de marzo hará siete años que se marchó. Coppini era especial, creereis que los dueños de los perros siempre decimos lo mismo , pero recuerdo una frase de un amigo: cuando conocí a Coppini pensaba que era un perro más, pero me doy cuenta de que es Coppini. Le pusimos este extraño nombre después de rompernos la cabeza, al final, y como aquella noche íbamos a un concierto de Germán Coppini, se le quedó el nombre. Llegó un día de agosto, a mediodía. Sonó el timbre de la puerta, y al abrir ví a mi hermano que señalaba hacia abajo, miré y me agaché para coger un perrito que cabía en la palma de la mano. No veas los días que siguieron, mi madre nos amenazaba, ni pensarlo, ella no quería un perro en casa, buscadle un sitio. Vale, vale, ya lo haremos. Llamó mi hermana, tenemos un perrito, su respuesta: estais locos. Después hasta ella le haría un hueco en su cama. Por aquellos días todos mis hermanos incluida yo nos fuimos de viaje, y solo permaneció al lado de mi madre la perrita. Al volver nos dijo, vaya, ahora me doy cuenta que la única que ha permanecido a mi lado es ella. Se quedó. No os voy a aburrir con los once años que ella estuvo a nuestro lado, pero quedan en mi mente los paseos en coche sacando su cabecita, los paseos por la playa en todas las estaciones..., su cuerpecito, un ventoso día de marzo ya no pudo más, la acompañamos en sus últimas horas mi hermano y yo, las dos primeras personas de la familia que la vimos. Por su vida pasó mucha gente, y creo que en cada una de ellas dejó un recuerdo.

Una vez le pedí a alguien que se nos llevara a las tres, me hizo caso, pero a mi me dejó.

10 comentarios:

Silenci dijo...

Coppini et mirava des de dins, amb una dignitat fonda que anava més enllà del temps, companya de viatge d'una infància molt dolça de cançons i dibuixos, de jocs i passejades, de berenars i xocolata bullent, de balls i riallades...

Emily dijo...

La mirada des de dins, no he trobat les paraules, però tu sí...Te'n recordes quan celebràvem l'aniversari de 'les gosses'? Quina risa! Quan Hedy es va menjar el pastís amb l'espelmeta? M'agrada estar en els records de la teva infància.

desconvencida dijo...

Qué precioso...

Emily dijo...

Sus últimas horas fueron muy tristes y muy intensas, yo no me podía creer que todo se acabara allí, es una emoción demasiado fuerte, volver a casa sin ella. Hedy no supo que su compañera no volvería, y cuando caminábamos y algún perrito le recordaba a ella tiraba de la cuerda, yo tenía que decirle, no es Coppini, Hedy...

Sumpta dijo...

La nostra Coppineta. Com m'agradava de tenir-la als meus braços! Cada dia me'n recordo d'ella. Algun dia ens tornarem a veure, no creus?

Sumpta

Mary Kate dijo...

Coppini...leyéndote este post y los anteriores , como esa evocación de la persona de tu abuelo, me parecen hermosos tiempos para la lírica estos ...afortunadamente.Un abrazo.

alatrencada dijo...

Mai he tingut gos ni gat, els meus únics animals de companyia en la infantesa van ser peixos, ocells i tortugues... De gran vaig anar a viure una temporada a un colomar i allí tenia un colomet amic anomenat Joanet que vetllava per mi!

Molt bonic el post.

Emily dijo...

Mary Kate, espero que un dia tu també tingues un bloc, per a que desconeguts poguem entrar dins la teva vida..crec que seria bo...per a nosaltres..

Emily dijo...

Alatrencada, ai el colomet...

el paseante dijo...

El senyor Gris també cabia a la mà de petit. La meva germana i jo vam ser els primers a veure'l, i a suportar-lo (es va fer pipi al llit d'ella de la por que tenia). Per això, encara ens uneix.

M'agrada que recordis la Coppini i que escriguis tan bonic d'ella.

 
Free counter and web stats